lunes, 30 de mayo de 2016

TENDENCIAS AGRO-TECNOLÓGICAS


Por: *Juan M. Chávez y
**Gabriel Domínguez




La agricultura se enfrenta al enorme reto de alimentar a una población cada vez mayor -se calcula que
para el 2050 la población mundial será de 9,200 millones de persona, sin tomar en consideración las medidas de flexibilización tomadas por la máxima autoridad de China. Actualmente, este enorme reto solo es posible incorporando las últimas tecnologías. Gracias a la mejora de semillas y las prácticas agronómicas, los rendimientos por hectárea se han multiplicado. En el 1950, una hectárea daba de comer a dos personas; en el 2005, era capaz de hacerlo para más de cuatro, y se estima que en el 2030, esa misma superficie podrá alimentar a cinco personas.

En los países desarrollados está cada vez más extendido el uso de soluciones tecnológicas para lograr una agricultura sostenible que lleve a la máxima eficiencia en el uso de recursos naturales (agua, suelo, energía, fertilizantes) y que, además, ofrezca un ahorro en costos. Se trata de multiplicar el rendimiento, sin aumentar el uso de insumos. Algunas compañías multinacionales como Syngenta o Monsanto, gastan en investigación, desarrollo e innovación (I+D+i) la suma de mil ochocientos cincuenta (1,850) y mil quinientos diecisiete (1,517) millones de dólares anuales, respectivamente, o lo que es lo mismo: 5 y 4,2 millones de dólares al día (Javier Nates, 2013)

El impacto de la actividad agropecuaria en el cambio climático global (erosión de la capa vegetal de los suelos, deforestación, bio-diversidad, huella hídrica, agua virtual y contaminación) es, sin duda alguna,
de las tendencias de investigación que ha merecido más atención en los últimos 10 años. Ricardo Migueláñez (2011) apunta que el futuro del sector agropecuario se cimenta en la investigación y el desarrollo tecnológico que contribuya al incremento de la productividad agroalimentaria, y que a la vez que asegure el mantenimiento y buen uso de los recursos naturales existentes. La mejora en la agricultura a través de innovaciones tecnológicas es una alternativa viable para mantener el abastecimiento de los alimentos necesarios para cubrir la demanda mundial, consiguiendo al mismo tiempo equilibrar los precios.

En este escrito se plantean algunas agro-tecnologías que se han convertido en tendencias de investigación en los últimos años, y cuyos productos tecnológicos se espera que jueguen un rol de principalía en el incremento global de productividad de los cultivos, para suplir la demanda de alimento que se avecina, producto de la expansión demográfica.

La tecnología en la agricultura es tan antigua, que se registra como la base de la economía del imperio
incaico. La producción era muy variada y los cultivos más importantes eran el maíz y la papa. Los incas aplicaron diferentes técnicas agrícolas que mejoraron el rendimiento de los cultivos. En la zona árida de la costa usaron el guano -excremento de aves marinas- como fertilizante de las tierras y construyeron canales de riego. También, los mayas dejaron evidencias del uso de pescados en la zona radicular al momento de la siembra de los cultivos.

Un fertilizante o abono es una sustancia orgánica o inorgánica que contiene nutrientes en formas asimilables por las plantas, para mantener o incrementar el contenido de estos elementos en el suelo, mejorar la calidad del sustrato a nivel nutricional, estimular el crecimiento vegetativo de las plantas, etc. Como resultado de múltiples investigaciones se ha podido determinar la importancia de la combinación de aminoácidos, ácidos orgánicos y nutrientes en la rizósfera, los cuales actúan como incentivadores radiculares, induciendo la emisión de raíces y fortaleciendo su crecimiento, lo que impacta en la salud y capacidad inmunológica de la planta. Bajo este argumento se ha creado una tendencia de investigación que busca la creación de sistemas radiculares fuertes y sanos para minimizar las dosis de fertilización inorgánica aplicadas.

Otra tendencia, que tiene su origen al inicio de la década del 2000, es la elaboración de fertilizantes de liberación lenta, con una estructura molecular que permite, incluso, agregar plaguicidas y otras
sustancias químicas a la mezcla. Existen ya técnicas muy avanzadas para minimizar el uso de abonos y evitar problemas como la acumulación de nitratos en el suelo. Existen, también, abonos localizados como Umostart, de la compañía Sipcam Inagra, que se colocan junto a la semilla (a la vez que se siembra) y aportan a la planta los nutrientes que necesita liberándolos lentamente, para que nazca fuerte, con lo que reduce costos y kilos de fertilizantes. También se están investigando bacterias y hongos naturales que ayudan al suelo a liberar los nutrientes acumulados. En este sentido, la microbiología del suelo se sitúa nueva
vez como una de las principales tendencias en el quehacer científico del sector agrícola, con los bio-fertilizantes como insumos formulados con uno o varios microorganismos, los cuales, de una forma u otra, proveen o mejoran la disponibilidad de nutrientes cuando se aplican a los cultivos. En los suelos existen notables poblaciones microbianas, dentro de las que se encuentran los microorganismos beneficiosos, caracterizados por realizar funciones como la fijación del nitrógeno atmosférico, la solubilización del fósforo insoluble presente en el suelo, la antibiosis y la estimulación del crecimiento, y el desarrollo vegetal, entre otras; todas ellas de suma importancia para el normal establecimiento y aumento de la productividad de especies cultivables de importancia económica.

Se han incrementado notablemente los productos tecnológicos para el riego y la ferti-irrigación. La
FAO (2003) señala que con el uso de la tecnología de riego en la agricultura se ha impulsado gran parte del incremento de la producción mundial de alimentos en los últimos decenios. Si bien sólo el 20 por ciento de las tierras agrícolas del planeta cuentan con irrigación, en ellas se produce el 40 por ciento del suministro de alimentos. Los rendimientos más altos obtenidos en la agricultura de riego duplican con creces los rendimientos más altos de la agricultura de secano, e incluso, los cultivos de riego que consumen pocos insumos son más productivos que los de secano que consumen muchos insumos.

El cambio climático global ha colocado la siembra y cosecha de agua sobre la mesa de discusión de investigadores y desarrolladores. El tema producción de agua y su almacenamiento se ha posicionado
como una de las áreas de mayor incidencia en producción de alimento. Sergio Jesús Rico Velasco, Ingeniero del Instituto Politécnico Nacional (IPN), creó los “silos de agua” -como denominó a su invento-, que reducen de un 50 a un 90% el consumo del líquido en la agricultura. La aplicación de los “silos de agua”, que es un polímero de acrilato de potasio biodegradable, y que tiene una presentación en polvo, es simple: se entierran a la altura de la raíz y cuando llueve el agua se vuelve sólida (evita que el líquido se filtre o se evapore). El agua permanece así mientras
es consumida por la planta según la va necesitando. Una vez que se termina la humedad del polímero, éste vuelve a hacerse polvo y cuando llueve nuevamente vuelve a encapsular el agua, manteniéndose en la tierra por un lapso de ocho a 10 años.

El diseño de la geo-membrana utilizada para reducir la competencia entre las malezas y el sistema radicular del cultivo puede, además, conservar humedad e incrementar la cantidad de esta que se acumule próximo a las raíces. Esto podría registrarse aún en pequeñas precipitaciones y hasta en tiempo de abundante neblina.

La ingeniería genética parece ser una de las ramas de las ciencias naturales más prometedora y de mayor aporte en la búsqueda de lograr la sostenibilidad en la producción de cultivos de las
principales regiones agro-productoras del mundo. Algunos desarrollos tecnológicos, que se presentan a continuación, son herramientas que contribuyen en la eficiencia de la producción y la productividad, así como en la sostenibilidad del sistema agro-productivo.

Científicos de la Universidad de Riverside (California) y del
Instituto Internacional de Investigación del Arroz (IRRI), han descubierto el secreto de cómo las semillas de arroz pueden soportar las inundaciones y crecer en dichas condiciones. Los investigadores han identificado un gen que regula la disponibilidad de azúcar durante el crecimiento de las semillas en condiciones de inundación. El aislamiento e identificación de este gen de seguro impactará a corto plazo en la adaptación de una gran variedad de otros cultivos a zonas ocasionalmente inundadas.

Otro ejemplo de la ingeniería genética lo aporta la producción masiva de la Mosca del Mediterráneo
estéril (Ceratitis capitata Wied), lo que es fundamental para el control y erradicación de la Mosca de la Fruta de esta especie; este sistema es conocido como Técnica del Insecto Estéril (TIE), el cual consiste en utilizar a la Mosca del Mediterráneo para controlar a su propia especie aprovechando los encuentros (cópulas) entre hembras y machos.

El mejoramiento genético animal no puede dejar de ser tendencia de investigación. Silvana Bravo (2014) señala que es el proceso de acumular genes superiores para una característica determinada en una población animal. El mejoramiento genético tiene como objetivo la utilización de la variación genética para aumentar la producción o cambiar a la población en la dirección deseada.

Uno de los nuevos productos tecnológicos de mayor demanda y con mejor posicionamiento parece ser el DRON, cuyas
aplicaciones más reconocidas en el área agrícola, hasta el momento son: detección de stress hídrico en cultivos para manejo eficiente del agua, detección de stress nutricional, cálculo de respuestas de aplicaciones; detección temprana de enfermedades y plagas en cultivos, levantamiento topográfico para la nivelación de terrenos, construcción de caminos; índices relativos a calidad en cultivos, generación de inventarios de áreas de cultivos, supervisión de áreas fumigadas, cálculo de eficacia de aplicaciones; y en la pesca, localizando cardúmenes.

Una de las áreas vinculadas con la agropecuaria donde se
registran más aportes tecnológicos y con mayor frecuencia es la vinculada al control de plagas y enfermedades. De hecho, El mundo de las aplicaciones químicas para controlar o prevenir daños es todo un sistema de investigación que busca la creación de moléculas con características cada vez más específicas en una acción determinada. En cada investigación predominan los aspectos seguridad y eficacia, sin embargo, el uso de otras ramas de la ciencia, como ingeniería mecánica y eléctrica, es habitual en esta área de la investigación y desarrollo.

En el área de control de plagas y enfermedades, la tendencia
global parece estar indicando que la alternativa de mayor peso, a mediano y largo plazo, es la gestión integrada de control protegiendo y utilizando los enemigos naturales de las plagas, monitoreando y registrando estrechamente las poblaciones, y usar plaguicidas de acciones específicas como última alternativa del programa. El estudio minucioso del ciclo de vida, umbral tolerado, dinámica de población, métodos de prevención probados, prácticas culturales sugeridas y registro de eventos pasados en el área, tiene gran relevancia para tomar decisiones.

El desarrollo de equipos de protección personal va de manos con el desarrollo de productos para el
control de plagas. Los equipos de protección personal (EPP) comprenden todos dispositivos, accesorios y vestimentas de diversos diseños que emplea el trabajador para protegerse contra posibles lesiones. Durante la aplicación de plaguicidas en la agricultura, siempre habrá un grado de riesgos de daños a la salud humana o al cultivo, lo que disminuirá considerablemente si se toman las precauciones indicadas en la etiqueta y panfleto del producto. Las informaciones provistas resultan de investigaciones, e indican no solo el dispositivo a usar, sino también el material del dispositivo para ese determinado producto.

El tema de la luz solar también ha vuelto a la mesa de la investigación, por tener gran importancia en la
producción de los cultivos, por lo que se debe considerar como uno de los elementos principales en el trazo de plantaciones. Otro elemento que salta a la mesa de investigación es el brillo solar, el cual ha pasado a ser observado con mucha frecuencia, e incluso, en los últimos años se han desarrollado productos en base a la arcilla caolinita, que aplicada a la parte superficial de las hojas, permite que las plantas realicen sus funciones metabólicas con normalidad, evitando el proceso de estrés que normalmente registra la planta durante el periodo de exceso de brillo solar.

Otras áreas que han venido generando protagonismo son los últimos dos eslabones de la cadena: la cosecha (perdida en la cosecha) y el agro-procesamiento. De hecho, se estima que solo en maíz se pierde globalmente alrededor del 5.5 % del rendimiento potencial promedio. Esto genera gran interés en producir mejoras tecnológicas que procuren reducir considerablemente estas pérdidas. 

 Los alimentos procesados ahora representan un 80% de las ventas de alimentos globales, estimadas en USD 4 billones en el 2002. En cambio, los envasados constituyen sólo un tercio o menos del gasto total en alimentos en los países en desarrollo. El análisis de la Base de Datos de Estadísticas Industriales de UNIDO, del 2005, muestra que el procesamiento de alimentos en los países en desarrollo es un componente importante del sector manufacturero, que ha crecido como porcentaje del Producto Interno Bruto (PIB) a medida que los ingresos aumentan. Todo parece indicar que esta tendencia, inexplicablemente, se sale del radar de los países en vía de desarrollo, dándole continuidad a la práctica de producir materia prima para que un país desarrollado la transforme.
_____________________________________________
*Juan M. Chávez, ingeniero agrónomo, Msc; Director Ejecutivo del CONIAF (Consejo Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales)
**Gabriel Domínguez, Profesor, Asesor Dirección Ejecutiva del CONIAF.

miércoles, 27 de abril de 2016

ADIA APOYA PROPUESTA DE DESARROLLO DEL CONIAF


"César Matos afirma que satisface las aspiraciones
de los profesionales del sector"

SANTO DOMINGO.-  El presidente de la Asociación Dominicana de Ingenieros Agrónomos (ADIA), César Matos, anunció el respaldo de ese gremio profesional  a la “Propuesta de Desarrollo Integral del Sector Agropecuario” que auspicia el Consejo Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (CONIAF), porque la misma satisface las aspiraciones de sus miembros.

Matos puntualizó que la ADIA asumió esta iniciativa como propia integrándose en  la coordinación y  realización de los talleres de campo, interpretación de los datos levantados y formulación de propuestas.

Puntualizó que la ADIA tomó la decisión luego de valorar como democrática e innovadora la metodología  de levantamiento de datos, con la participación abierta  de los profesionales agropecuarios de todas las provincias del país, lo  cual considera que se traducirá en el rescate y fortalecimiento de ese sector.

Añadió que “es la primera vez, en la historia del desarrollo del sector, que se presenta un instrumento unificado para llevar a cabo acciones sistémicas que constituyen en sí mismas (en el largo plazo) un verdadero programa de desarrollo rural integral, ya que incluye las prioridades de las ocho Regiones Agropecuarias del país, sin exclusiones”.

Agregó que la ADIA está muy satisfecha con la iniciativa del CONIAF, porque contempla incentivos para el ejercicio de las profesiones agropecuarias, incluyendo emolumentos de acuerdo a la estructura salarial que establece la Ley 105-13, sobre salarios del sector público.

Dijo que además de establecer un salario de 55 mil pesos mensuales para los Ingenieros Agrónomos, la oferta del CONIAF establece indexación salarial cada dos años, incentivos según graduación profesional y entrega de bonos por desempeño.

La Propuesta Integral para el Desarrollo Agropecuario de la República Dominicana es el resultado de un estudio auspiciado por el CONIAF y elaborado con la participación de más de 600 actores locales de todo el país, que presenta un diagnóstico de los principales problemas que afectan el desarrollo de ese sector, así como sus posibles soluciones a corto, mediano y largo plazos.

El presidente de la ADIA recordó que el Estado tiene una deuda social acumulada con ese sector, la cual queda redimida con la implementación de la propuesta del CONIAF, que incluye también actualización profesional permanente a través del otorgamiento de becas de postgrado, maestrías y doctorados.

“Lucharemos para que las autoridades asuman la propuesta que auspicia el CONIAF, ya que satisface otras aspiraciones tradicionales del gremio como vacaciones pagadas, reglamentación de las pensiones y facilidades para el financiamiento de viviendas”, expresó.

JAD
Mientras, el vicepresidente ejecutivo de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), Osmar Benítez, dijo que la propuesta del CONIAF es importantísima para la discusión de los cambios que hay que introducir en el sector agropecuario, tanto a nivel publico institucional, como a nivel productivo del campo.


Tras recordar que el sector productivo nacional tiene un rol esencial en la creación de empleo, en la creación de riqueza, en la cohesión social y en el desarrollo de las comunidades rurales, Benítez dijo que desde la JAD “vamos a seguir colaborando y apoyando al CONIAF por sus aportes para la transformación productiva del campo dominicano”.

DIRECCIÓN DE PRENSA ADIA
26 de abril del 2016

sábado, 16 de abril de 2016

RECUERDAN A QUILVIO CABRERA, EX-PRESIDENTE DE ADIA




Mediante la celebración de un breve acto lleno de simbolismo, tras 8 años de la partida del ingeniero Quilvio Cabrera Mena, ex-presidente de la Asociación Dominicana de Ingenieros Agrónomos (ADIA), y ex-director del Instituto Agrario Dominicano (IAD), los profesionales agropecuarios lo recordaron el pasado miércoles 13 de abril del presente año 2016, a través de la siembra de un árbol en la explanada frontal de dicha institución.

En dicho acto, que contó con la presencia del actual director del IAD, el agrónomo Emilio Toribio Olivo, participaron decenas de empleados de los distintos departamentos de la oficina central y de las gerencias regionales.























La lectura de la semblanza del ingeniero Quilvio Cabrera, la cual destacó su pulcra hoja de vida y servicios al país, estuvo a cargo del Ing. Danilo Severino, presidente Ad-Vitam de la ADIA. El ingeniero Severino resaltó las cualidades como padre, amigo, gremialista y compañero de partido.

También tomaron la palabra sus hijos, quienes dedicaron un hermoso mensaje de agradecimiento y estima a todos los presentes por la distinción hacia su padre.

miércoles, 6 de abril de 2016

PROPUESTA DESARROLLO INTEGRAL SECTOR AGRO DOMINICANO

El Dr. en entomología Modesto Reyes, Decano de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), resaltó la importancia de la Propuesta para el Desarrollo Integral del Sector Agropecuario de la República Dominicana, "pues llega en un momento en que el sector necesita ser relanzado".
Fotografía: cortesía de César Matos.


SANTO DOMINGO.- Con el objetivo de promover el desarrollo agropecuario mediante la presentación de estrategias y lineamientos consensuados que sirvan para la toma de decisión y la adopción de políticas públicas, el liderazgo nacional de ese sector presentó aquí una propuesta integral para su crecimiento.

La propuesta fue auspiciada por el Consejo Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (CONIAF), y para su elaboración fueron consultados más de 600 representantes del sector productivo nacional.

Juan Chávez, Director Ejecutivo del CONIAF, destacó el carácter innovador de la oferta para la recuperación de la agropecuaria dominicana, y afirmó que la misma es el resultado de un profundo estudio sobre la realidad del área rural del país.

Durante la presentación, realizada en el hotel Dominican Fiesta, Chávez dijo que en el estudio participaron experimentados técnicos, productores líderes e investigadores de instituciones públicas y privadas, y fueron consultadas más de 300 organizaciones de productores agrícolas y pecuarios, a través de talleres de campo.

Entre las razones que tuvo el CONIAF para promover la iniciativa, el funcionario citó el potencial productivo y las ventajas comparativas del país para aprovechar las oportunidades que le ofrece el mercado internacional, en el marco de los acuerdos comerciales vigentes.

“Maximizar la capacidad productiva y convertirla en bienestar para los productores requiere aumentar la competitividad y, fundamentalmente, fortalecer las instituciones del sector”, manifestó.
Al acto de lanzamiento de la Propuesta Integral para el Desarrollo del Sector Agropecuario asistieron funcionarios, ex ministros de Agricultura, técnicos, investigadores, líderes campesinos y productores agropecuarios, entre otros.

Entre los ex ministros de Agricultura presentes estuvieron: Hipólito Mejía, César Sandino de Jesús, y Pedro Bretón; además de los actuales viceministros de Extensión y Desarrollo Rural, los ingenieros Leandro Mercedes e Ismael Cruz Medina. En representación del Ministerio de Medio Ambiente estuvo el ingeniero José Alarcón.

Varios Directores Generales del Sector se dieron cita para escuchar la propuesta: Bolivar Toribio, de Ganadería; Rafael Pérez Duvergé, del IDIAF. Estuvieron presentes, además, Rafael Pérez Duvergé del IDIAF, Juan José Espinal, del CEDAF; Erick Ribero, de Aproleche; Arnaldo Gómez, de Conaleche, y Osmar Benítez, de la JAD.

Juan Chávez recordó que muchos de los países competidores de la región, signatarios de los tratados de libre comercio, han propiciados cambios profundos en sus sistemas organizacional y productivo.
Indicó que la propuesta responde al programa de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), así como a los de la Estrategia Nacional de Desarrollo 2016-2030, que buscan el desarrollo integral de la economía y la sociedad.

“Esperamos que esta propuesta sea el punto de partida del esperado proceso de reconversión del sector agroalimentario de la República Dominicana”, proclamó el funcionario, tras reiterar el potencial del país para producir riqueza y generar crecimiento económico, bienestar social y sostenibilidad ambiental.

El equipo técnico a cargo de dar respuestas a las preguntas e inquietudes de los participantes estuvo integrado por (de izquierda a derecha): Alejandro Gómez, de Codocafé; César Matos, presidente de ADIA; Eladio Contreras, economista; Pastor Ponce, de PROCAL; Juan Japa, programa Proyectos Especiales Presidencia; Carlos Sanquintín, Sanidad Vegetal; César Montero, del CONIAF.
Fotografía: Cortesía de César Matos.


Metodología
Juan Chávez indicó que los talleres sirvieron para que los expertos levantaran un diagnóstico de los principales problemas que afectan la producción agropecuaria nacional, e identificaran las mejores soluciones de acuerdo a cada realidad.

Resaltó como muy positivo el hecho de que en las discusiones y análisis de los temas tratados en cada actividad participara el liderazgo político local, sin importar el color de los partidos representados.
Indicó que esta propuesta de desarrollo para la recuperación del sector agropecuario ha sido “la mejor consensuada” de todos los tiempos, por lo que espera que sea asumida por las autoridades electas para el próximo periodo gubernamental.

Contenido temático
El carácter integral de la propuesta está determinado por el amplio campo de acción que engloba, el cual incluye la implementación de un nuevo esquema para las Direcciones Regionales del Ministerio de Agricultura, y una proposición para el servicio de investigación.

También, un nuevo enfoque para la implementación del servicio de transferencia de tecnología para la innovación; el fortalecimiento de la sanidad e inocuidad agropecuaria, y la transformación del Instituto de Estabilización de Precios (INESPRE).

Además, el fortalecimiento del Consejo Nacional para la Reglamentación y Fomento de la Industria Lechera (CONALECHE) y del subsector cafetalero; mejorar las condiciones de los profesionales del sector agropecuario, incluyendo propuestas para el relevo generacional, para la capacitación técnica, y para la sustentación económica y financiera.

La clausura de la actividad estuvo a cargo del Decano de la Facultad de Agronomía de la UASD, el Dr. Modesto Reyes, quien destacó la oportunidad de la presentación de esta propuesta integral para el desarrollo del Sector Agropecuario, el cual necesita de un relanzamiento urgente para enfrentar los retos de la economía global.


División de Tecnología de la Información y Comunicación Coniaf

sábado, 19 de marzo de 2016

ADIA DEPOSITÓ RECURSO EN EL TC CONTRA LEY 379-81


El recién pasado jueves 17 de Marzo 2016, el ingeniero César Matos y Danilo Severino, junto al abogado apoderado Duamel Hernández, en representación de la Asociación Dominicana de Ingenieros Agrónomos (ADIA),  realizaron el depósito formal, por ante la Secretaría del Tribunal Constitucional, de la demanda de inconstitucionalidad contra la Ley 379-81 "sobre Jubilaciones y Pensiones de los empleados del Estado", dado que el párrafo del artículo 2 de dicha ley viola el principio constitucional sobre la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley. 

Para las instituciones autónomas y descentralizadas no hay límite para fijar el monto de las pensiones, mientras que para las instituciones centralizadas del gobierno se establece un tope de 8 salarios mínimos.
 
El vocero de la ADIA, César Matos, señaló que la 379 es una injusticia con rango de Ley, aplicada en contra de la mayoría de los servidores públicos.

NOTICIAS RELACIONADAS:




sábado, 27 de febrero de 2016

LA REVOLUCIÓN CULTURAL DEL CAMPO DOMINICANO

Por: César Matos, i.a., Msc                       
cesarmatosrd
@yahoo.com 
@gmail.com 
 (Fue publicado por primera vez el 17 agosto 2012, en www.desarrollolocalnoticias.blogspot.com)                
LA LUCHA CONTRA LA POBREZA     
El hombre es el producto de la mentalidad (estructura mental) en la que se ha formado. Los pueblos reproducen su mentalidad por medio de la escuela. Los maestros son los facilitadores del prototipo social, cuya mentalidad estamos formando. Familias pobres, cuyos tatarabuelos, bisabuelos, abuelos y padres fueron pobres transmiten la pobreza a sus hijos de manera generacional porque se han conformado a un estilo de vida con patrones de pobreza; en su estructura mental el éxito no es posible. El ser humano es lo que él piensa que es.
                                                        
Campesino dominicano
Por otra parte las familias ricas siempre le hicieron saber a sus hijos que ellos eran ricos, y no permitieron nunca que se junten con gente que pensaran lo contrario. Siempre creyeron en sus capacidades para tener éxito donde otros no lo tenían. Observa que en el hogar se forman patrones reproductivos.

Ambas familias, pobre y rica, son dos familias dominicanas, con patrones mentales distintos. Cada una recibe una herencia espiritual de sus padres. Claro, con excepciones. La manera en que los pobres de nuestra ruralidad pasan a mejor vida es abandonando el campo para ir a la ciudad y luchar por una mejor vida. Otra manera es, conseguir que firmen uno de los hijos en las grandes ligas, o sacarse la lotería.

Podemos considerar la pobreza, también, como un estado espiritual. El pobre se siente cómodo en su pobreza. Se siente completo alcanzando el mínimo necesario cada día para completar su ciclo vital. Para qué tener más de lo necesario para vivir cada día? Además nuestra sociedad ha heredado patrones religiosos, por medio de los cuales a la prosperidad económica se la ve como un pecado, y a Dios como un dios que solo se asocia con los pobres, no así con los ricos. Todo lo contrario, Dios bendijo a los seres humanos con una orden muy clara: “sean fructíferos y multiplíquense; llenen la tierra y sométanla… Y consideró que era muy bueno” (Génesis 1, 28-31). 

En la práctica un agricultor pobre es: a) alguien que por alguna razón tiene su tierra sin cultivar por varios años, b) alguien que obtiene una cosecha por año y los beneficios no los invierte en su familia… Y este análisis es solo económico-productivo, para no tener que derivar en otros.

Asímismo, un agricultor promedio taiwanés en su pequeño predio de 1 ó 2 hectáreas obtiene 2 ó 3 cosechas al año. Este se diferencia del dominicano por su actitud emprendedora.

Conclusión: hay que cambiar la cultura asistencialista del Estado en dirección al campo, y establecer una cultura emprendedora. Esto no es posible sin producir reformas al sistema educativo en el medio rural dominicano, así como a lo interno del sector oficial agropecuario.

REACTIVACIÓN ECONÓMICA DE LA REGIÓN ENRIQUILLO
(a modo de ejemplo)
Hay dos sectores claves, para enrumbar el crecimiento económico y el desarrollo, en los cuales el gobierno se va a centrar a partir del próximo 16 de agosto: agricultura y turismo. Ambas cosas ofrece la Región Enriquillo al próximo gobierno, y son a primera vista nuestras potencialidades. En estos sectores falta todo por hacer, y podemos ofrecer oportunidades de inversión no solo a las instituciones públicas para el desarrollo, sino también a la empresa privada interna y externa.
La vida en el campo

Tenemos el mejor clima, y suficiente agua de riego para la agricultura, con fértiles valles, llanuras y montañas. Para el turismo tenemos no solo playas, sino también parques nacionales, para la observación, investigación y la aventura. Existe ya, de manera preliminar, un diseño de rutas ecoturísticas que permiten al visitante redescubrir plantas, aves y reptiles endémicos de nuestra isla, algo exclusivo de nuestra región. En la provincia cabecera de la región disponemos de un amplio aeropuerto frente a la costa de la bahía de Neyba, en Barahona (Aeropuerto Internacional María Montés), además de un puerto marítimo frente a la ciudad.

Viendo nuestra región en esos términos, está claro que nuestro éxito en la lucha contra la pobreza va a depender de una buena educación para nuestros niños y jóvenes (creando una cultura emprendedora), y de la inversión (no asistencia) del Estado dominicano y la empresa privada para promover y acompañar el desarrollo: reduciendo la marginalidad, generar empleos dignos y verdes, elevar el nivel de ingresos de nuestras familias y crear oportunidades para la juventud. Y sobre todo, un indicador de una buena batalla contra la pobreza en la Región Enriquillo sería la reducción de la migración de la juventud a otras ciudades y a otros países.

Siembra manual de arroz
Hoy día, la grave limitación de los proyectos agrícolas que se han entregado a los campesinos pobres se resume en: inoperancia, ineficiencia y obsolescencia de sus sistemas de riego. En pocas palabras, estos sistemas de riego se construyeron no para que sean sostenibles, sino para lograr un resultado electoral inmediato. Diseñar y construir un buen sistema de riego es un proyecto de mediano y largo plazo, casi ningún gobierno quiere pagar el precio, porque su duración es de solo 4 años.

Pero para el desarrollo de una agricultura sostenible  en el siglo 21, no es suficiente la rehabilitación de los sistemas de riego mencionados. Es necesario dar paso a la innovación tecnológica, la promoción de prácticas ecológicas de cultivo y la ampliación de las fronteras agrícolas a través de la agricultura urbana y periurbana.

LA REINGENIERÍA DE LOS SERVICIOS DE EXTENSIÓN AGROPECUARIOS
Una buena reingeniería de los servicios que ofrece el Estado a los productores tiene que ver con el mejoramiento de su eficacia y la eficiencia profesional con que estos se brindan. Esto es posible eliminando toda la intermediación politiquera y burocrática de las grandes oficinas regionales (pequeños elefantes blancos) que distorsionan la aplicación de los recursos a invertir en las distintas provincias de una misma región.

La asistencia técnica
Propongo a mis lectores, y a las actuales autoridades, debatir la conveniencia de crear Direcciones Provinciales de Agricultura, que reciban los recursos directamente del Ministerio de Agricultura, para de este modo mejorar la dinámica productiva y superar la parálisis en muchas zonas agropecuarias. En todo nivel que enfoquemos, la desconcentración de los recursos técnicos y financieros mejora la operatividad de las instituciones.

Pero no se desconcentran los recursos para repartir botín. En toda economía los recursos son siempre limitados. Las actuales oficinas zonales y subzonales de agricultura deben convertirse en verdaderas Gerencias de Desarrollo Agropecuario, en donde los recursos se aplican a proyectos de desarrollo específicos, bien ponderados y aprobados por el ministerio, en donde los resultados esperados son bien concretos. En estos proyectos debe definirse claramente el papel de los profesionales agropecuarios, donde sus honorarios van a depender de su función (responsabilidad) y desempeño. Esta propuesta tiene fundamento, porque actualmente muchas oficinas zonales y subzonales se han convertido en oficinas de recolección de estadísticas agropecuarias. Para no hacer tan extenso este planteamiento, una reforma del sector público agropecuario debería contemplar la readecuación del rol de otras instituciones tan importantes como el INDRHI, IAD, INESPRE y Banco Agrícola.

La producción de alimentos es sin lugar a dudas la actividad estratégica más importante de todo país libre. De su abundancia o escasés dependen la salud de un país, la paz, y la gobernabilidad.

EL COLEGIO PROFESIONAL Y EL DESARROLLO
Por tanto, como la producción de alimentos es una actividad vital, es preciso que el  Estado dominicano adquiera el compromiso (por medio del Ministerio de Agricultura) para la creación del Colegio Nacional de los Profesionales Agropecuarios. Desde luego, no debemos ver el Colegio desde una perspectiva clubística, sino profesional. Es el Estado y la sociedad en general los grandes beneficiarios de que en la República Dominicana exista un marco regulatorio y regímenes estrictos para el desarrollo de la empresa agropecuaria, agroindustrial y de servicios, que garanticen el apego irrestricto a las normas ambientales y de salud. El colegio sería el veedor y garante por excelencia del cumplimiento de las normativas legales en la producción de alimentos de origen agrícola.

Agricultor sembrando arroz, Vietnam
El colegio profesional además de promover el ejercicio legal y responsable de la carrera agropecuaria y afines, debería trabajar en la regulación de las especialidades técnicas, además de promover la innovación tecnológica y la competitividad del sector.

La no existencia de un colegio profesional ha contribuido y sigue contribuyendo, sin lugar a dudas, a mantener rezagado el sector agrícola, del cual ya hemos dicho que es uno de los sectores más importantes de la economía. En cierto modo, tener aglomeradas a todas las ingenierías en un solo colegio (caso del CODIA, Colegio de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores), sirve como un muro de contención a la creatividad y la innovación en el campo del ejercicio profesional, científico y tecnológico. Un solo colegio para toda la universidad del conocimiento se justificó en el pasado cuando solo existían 20 ingenieros; hoy día son más de 4000 los ingenieros agrónomos en ejercicio en el sector público, cuyos intereses están en la agricultura y no en la construcción de obras civiles.

El colegio profesional es un actor social idóneo para la concertación de políticas institucionales y pactos sociales. Los actores económicos del sector agropecuario no se pueden arbitrar a si mismos. No pueden ser voceros de sus intereses, de los intereses de la población y del gobierno al mismo tiempo. Para eso es el Colegio de Profesionales Agropecuarios. Un Colegio de Profesionales Agropecuarios tendría la capacidad legal, moral y profesional para arbitrar conflictos y promover concertaciones público-privadas.

LA CARRERA NACIONAL DE LOS SERVIDORES AGROPECUARIOS
Agricultor cosechando arroz, Vietnam
Felicito a todos los profesionales, hombres y mujeres de valor, comprometidos  con el desarrollo de un sector tan importante como lo es la agricultura. Sin embargo no es suficiente el compromiso de algunos, el Gobierno Dominicano debe ser el garante y propulsor de la CARRERA NACIONAL DE LOS SERVIDORES AGROPECUARIOS. La carrera de los servidores del sector agropecuario es la que debe garantizar la plena realización profesional, económica y social de los profesionales del sector. Este es el atractivo que debe motivar a la juventud para optar por las carreras agropecuarias. No se puede pensar en fortalecer y desarrollar el sector agropecuario, relegando las condiciones de sus profesionales al último lugar, en lo que se refiere a la remuneración salarial y las condiciones de trabajo. El discurso de favorecer el desarrollo del sector debe estar en consonancia con la mejoría de las condiciones de los profesionales agropecuarios del sector público.

LA UNIVERSIDAD NACIONAL ESTATAL AGRARIA
Nuestra condición de país en vía de desarrollo obliga al Estado Dominicano a tomar la iniciativa para orientar el desarrollo del sector agropecuario. La situación es tan grave en lo que se refiere a la preparación de profesionales universitarios en el área de la agronomía, que muchas facultades están por cerrar por falta de estudiantes. Ninguna universidad puede por si sola sostener la carrera de agronomía sin rentabilidad. Si no tienen un número determinado de estudiantes no pueden operar las facultades de agronomía. Pero el Estado podría operar en esta área sin rentabilidad porque no puede descuidar su rol de garantizar una educación en el más alto nivel para el desarrollo.
Laboratorios agrícolas

La solución es que el Estado Dominicano cree una academia para la formación de los nuevos perfiles de los profesionales agropecuarios que demanda el sector agropecuario público y privado. Esta institución se puede crear y consolidar al más alto nivel, pues el Estado posee, para respaldar esta iniciativa, los mejores institutos de investigación científica y de generación de tecnologías del país, en donde los estudiantes pueden realizar prácticas, entrenamientos y pasantías.

Existe también toda una infraestructura productiva en el país a cargo de instituciones del sector público, la cual sirve para realizar rutinas estudiantiles, tésis y prácticas de curso. Existe también una gran cantidad de centros regionales, que 20 años atrás funcionaban como centros de capacitación agropecuaria, los cuales se podrían usar como aulas y dormitorios para los centros regionales al servicio de la Universidad Nacional Estatal Agraria. El sector público agropecuario posee edificaciones en la capital de la república, de las cuales una sola de ellas podría convertirse en la sede central de la universidad.

Los profesores y académicos ya están laborando (muchos con 20 y 30 años de servicio) en las instituciones públicas agropecuarias: son doctores en ciencias, tienen maestrías, postgrados, son experimentados ingenieros, son consultores experimentados en toda el universo de especialidades agropecuarias y afines.
----------------------
César Matos,
(breve historia de su carrera)
- Egresado del Instituto Politécnico Loyola, San Cristóbal, 1980
- Egresado del Instituto Superior de Agricultura del Kubán, Krasnodar, URSS, 1985
  (hoy Universidad Estatal Agraria del Kuban), donde obtuvo el grado de ingeniero y
  maestría en ciencias agrícolas)
- Fue Enc. División Mejoramiento de Arroz, CEDIA, Juma, Bonao, 1988-89
- Consultor del programa de Pobreza Crítica del PNUD, 1989-90
- Fundó Internutritivos del Ecuador, Quito-Ecuador, 1992-94
- Coordinador Nacional Proyecto Fida III, FIDA - PNUD - Banco Agrícola, 1996-99
- Director Nacional Proyecto Propesur (Fida V), FIDA - PNUD - ONAPLAN, 1999-2000
- Fundador de ADIACOOP, 1991; COOPSEMATEC, 2013 y COOPLASDAMAS, 2012
- Postgrado en Gestión del Desarrollo Económico Local, Flacso, 2011
- Miembro Consejo Nacional de la Seguridad Social (CNSS), 2013-15
- Presidente de ADIA, 2015-17